«Franco nunca habría permitido el destape de los hombres»

Clara Usón

 

Hace poco, en Sevilla, Almudena Grandes aseguró que las mujeres de su generación eran más interesantes que los hombres de su generación, porque se parecían menos a sus madres que éstos a sus padres. ¿Está de acuerdo?

Aunque el rol de las mujeres ha cambiado muchísimo, no estoy segura de que eso nos haga más interesantes. En esta novela hablo mucho de mi madre, yo me llevaba muy bien con ella, solía estar muy de mal humor, amargada, y nos dejaba muy claro que para ella nosotros éramos una carga. No era para nada esa madre de las películas que cuando llegas a casa te sonríen mientras te preparan la merienda. Ella hizo lo que tenía que hacer, cuidar de su marido y sus hijos. Cuando uno es niño ve, siente, pero no entiende esas cosas. Mucho después, cuando mi madre ya estaba muerta, comprendí que mi madre era una víctima de su época.

¿Del franquismo?

«En el franquismo, la única posibilidad de escapar de la autoridad paterna era casándote»

Una dictadura es siempre espantosa, pero sobre todo para las mujeres. El dictador aspira a no dar opciones, y eso con las mujeres es especialmente cierto. Durante el Franquismo solo había una manera de vivir como mujer: como casta esposa y madre. Ahora hablamos de lo malos que son en Arabia Saudí, no hay que olvidar que hasta el 77, no podían abrir una cuenta sin permiso de sus maridos o padres, ni viajar al extranjero, ni comprar una casa… ¿Había alguna posibilidad de tener una vida propia? No había ni anticonceptivos, de manera que la única posibilidad de escapar de la autoridad paterna era casándote.

¿Fue eso lo que le ocurrió a su madre?

Mi madre era una mujer con estudios, ahora me pongo en su piel y la imagino pensando: “Esta vida no la he elegido yo, estoy cargada de hijos y no puedo hacer nada más que ocuparme de ellos y de su padre, que va y viene y hace lo que le da la gana”. ¿Cómo no iba a estar de mal humor? Sería injusto decir que esas mujeres no eran interesantes. ¿Quién tiene derecho a decir que una víctima no es interesante?

Usted habla también de la falsa liberación que supuso para muchas fumar y beber. ¿Otra trampa?

«Lo que lamento es que aquí la ruptura no la hicimos de verdad, como en Portugal»

Claro, lo único que les quedaba era fumar y beber como cosacos. Les parecía transgresor, como mi generación intentó serlo también con las drogas, los imitamos. Hay que ser idiotas, pero me parecía revolucionario. Crecí pensando que mi madre prefería a los hermanos varones, y que yo era un ser que soportaba, pero al que no tenía aprecio. Tuve una crisis personal tremenda, viví una película de terror, me convertí en la niña del exorcista para mi familia, pero mi madre fue la que estuvo incondicionalmente y me sacó de ahí, me salvó la vida literalmente y me dio estos años que vivo como de propina. Ahí entendí que me quería. Lo que aguantó, no lo aguanta nadie. Me demostró que era una persona extraordinaria. Lo triste es que no llegué a decírselo, esta novela es un homenaje pero póstumo.

Si tuviéramos que dar consejo a países que están haciendo ahora su transición, su camino hacia las libertades, ¿les animaríamos a que usen el destape como fórmula?

Yo no soy quién para dar consejos, pero me parecería una estupidez hacer algo así. Lo que lamento es que aquí la ruptura no la hicimos de verdad, como en Portugal. La Iglesia sigue pesando muchísimo, sigue siendo un poder político. Los mismos que estaban en los consejos de administración con Franco siguen estando, o sus descendientes, son las mismas empresas… La separación de poderes se la han cargado, la corrupción sigue siendo la misma. Creo que la transición fue más cosmética que otra cosa, y todavía no estamos ni mucho menos en una democracia. Teníamos que haber hecho lo que no se atrevió a hacer Felipe González. Estamos en un periodo de podredumbre, de decadencia, y podemos seguir esa tendencia autoritaria del Gobierno que encarcela a los cantantes y a los que osan reírse de la virgen, o romper con todo aquello. Hay que prohibir la Fundación Franco, para empezar, pero me da la impresión de que vamos hacia atrás.

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Clara Usón
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario