El referéndum de Erdogan

 

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Globo con imagen de Erdogan en una inauguración en Estambul (Dic 2016) | © Ilya U. Topper / M'Sur

Globo con imagen de Erdogan en una inauguración en Estambul (Dic 2016) | © Ilya U. Topper / M’Sur

Estambul | Febrero 2017 | Con Ilya U. Topper

Una diputada esposada al atril, dos peleas, gritos, insultos, una parlamentaria portando un cartel de “prohibida la entrada de perros”, tres políticas hospitalizadas, un mordisco. Las sesiones de debates y votaciones sobre la polémica reforma de la Constitución turca, que se han extendido durante el mes de enero, han sido extremadamente tensas.

Se espera que hoy mismo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, firme la moción parlamentaria, aprobada finalmente el 21 de enero con 339 votos, nueve más que los tres quintos exigidos para convocar un plebiscito, pero lejos de los 367 (dos tercios) necesarios para aprobar una enmienda constitucional en el hemiciclo. Sesenta días más tarde se puede convocar la nación a las urnas. Caerá en uno de los primeros domingos de abril. Pero es difícil aún prever el resultado.

“El país necesita un gobierno fuerte. En Turquía ahora hay atentados cada semana”

“El país necesita un gobierno fuerte”. K, Un peluquero de un barrio céntrico de Estambul lo tiene claro. “En Turquía ahora hay muchos problemas, atentados cada semana”, recuerda. El cambio de sistema propuesto en el referéndum daría todo el poder al presidente, es decir a Erdogan, eliminaría la figura del primer ministro y dejaría al Parlamento convertido en poco más que una cámara consultativa. Las siguientes elecciones generales se celebrarían junto a las presidenciales, pero ya importaría poco el reparto de escaños, porque el jefe de Estado gobernaría por decreto ley.

“Está claro que el referéndum solo daría más poder a Erdogan. Voy a votar No porque estoy a favor de la democracia, aunque la verdad es que no soy nada optimista”, dice un joven profesor de turco que prefiere no ver su nombre en la prensa. “¿El país está así de mal y le vamos a dar más poder al hombre que lleva gobernando durante más de una década? No tiene sentido”, dice Ahmet, que trabaja en una céntrica cafetería de Estambul.

La reforma daría validez legal a “la presidencia de facto que existe en el país”

Si se llega a aprobar la reforma, Erdogan nombrará personalmente a los ministros y presidirá el Ejecutivo. Algo que en la práctica ya está haciendo, según el Gobierno, que considera al primer ministro, Binali Yildirim, poco más que un títere en manos de Erdogan. El propio entorno del presidente no se molesta en ocultarlo: la reforma daría validez legal a “la presidencia de facto que existe en el país”, según declaraba un alto funcionario turco.

Erdogan también vería aumentar su influencia en la judicatura, pues el artículo 14 del paquete legal supone una variación en el funcionamiento del Consejo Superior de Jueces y Fiscales (HSYK), el órgano que regula la entrada y la distribución de los empleados de la Justicia. La proposición recoge que el presidente pueda nombrar hasta el 69% de los jueces más importantes del país.

Otros de los 18 apartados de la reforma prevén subir el número de escaños de los actuales 550 a 600 y bajar de 25 a 18 años la edad para poder ser elegido. Otros más son apenas cosméticos, como añadir la palabra “imparcial” tras el “independiente”de la Judicatura.

.

Las claves de la reforma

Erdogan en una inauguración en Estambul (Dic 2016) | © Ilya U. Topper / M'Sur

Erdogan en una inauguración en Estambul (Dic 2016) | © Ilya U. Topper / M’Sur

Más poder ejecutivo para Erdogan
El presidente podrá nombrar todos los miembros del Gobierno, legislar a base de decretos y declarar estados de emergencia durante seis meses.

Menor poder de control en el Parlamento
El Parlamento pierde la competencia de iniciar mociones de no confianza, al mismo tiempo que el presidente aumenta su capacidad para ejercer el veto.

Presidente partidista
El presidente podrá ser miembro de un partido político. Los comicios para elegir a los diputados y el presidente serán el mismo día, lo que minaría la separación de poderes legislativos y ejecutivos, según la oposición.

Más peso en la Judicatura
El presidente tendrá la capacidad de seleccionar a dedo a la mitad de los miembros del Consejo Superior de Jueces y Fiscales y a cuatro del Tribunal Constitucional.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

,

Related Posts

About the author

Javier Pérez de la Cruz

@japedela

Periodista (Valencia, 1988). Corresponsal del diario ABC en...

El referéndum de Erdogan
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment