Del cuerpo rollizo…

 

Sorry, this entry is only available in European Spanish and French. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in this site default language. You may click one of the links to switch the site language to another available language.

opinion

 

Hubo un tiempo en que las mujeres se sentían bien en su piel, satisfechas con su carne y su grasa. ¡Comían para estar guapas!

Las mujeres cuidaban sus curvas. Su programa cotidiano se ajustaba en función de las pausas para comer: primer desayuno, por la mañana temprano. Segundo desayuno a media mañana. Al almuerzo le seguía una larga siesta, una buena merienda y una copiosa cena. Entre estas pausas para comer, a-ssinya, el ceremonial de la bandeja de té acompañado de pasteles, compartido con los miembros de la familia y los invitados. Esto, sin consideración alguna de las calorías que amenazan la silueta. Todo lo contrario, las mujeres degustaban los platos para cuidar sus curvas e intercambiaban los secretos de recetas que favorecían el aumento de peso.

La corpulencia era un signo de salud, riqueza y sensualidad, y las esposas se elegían así

Además de la alimentación, tomaban brebajes a base de plantas, aconsejadas por la herborista y las viejas señoras experimentadas que poseían los secretos de la belleza. ¡Había que estar gorda para ser guapa! La belleza de la mujer se evaluaba a partir de la blancura de su piel, sus largos cabellos y sus curvas. La corpulencia era un signo de buena salud, de riqueza y de sensualidad.

Las esposas se elegían según este criterio. Una mujer delgada se consideraba poco alimentada por su familia, enferma o afectada de una fragilidad que le impediría ser una buena ama de casa, dar a luz o tener hijos con buena salud, bien alimentados con leche materna. Una mujer entrada en carnes desprendía promesas eróticas.

De una mujer delgada se decía que solo podía ofrecer huesos a su marido y si él hiciera el amor con ella se pincharía con sus huesos. El proverbio dice que a los hombres les gusta la carne, y a los perros, ¡los huesos!

La alimentación forzosa de las niñas se practica aún en Mauritania, Níger Mali y entre saharauis

En numerosas sociedades existen prácticas para aumentar el peso de las mujeres. El más sorprendente es la alimentación forzosa de las niñas, tal y como se practicaba en la isla de Djerba en Túnez, en Mauritania, en Níger y Mali y en algunas poblaciones saharauis en Marruecos. La alimentación forzosa consiste en hacer tragar una gran cantidad de comida a las niñas para acelerar el crecimiento del cuerpo y favorecer el matrimonio desde la pubertad. Las niñas corpulentas atraen la mirada y las peticiones de matrimonio y a los pretendientes de familias acomodadas.

La alimentación forzosa es una violencia innegable: se maltrata el cuerpo y no es raro que las niñas sean golpeadas, atadas con los pies entrelazados, mantenidas sólidamente por los pelos, con la cabeza hacia atrás para forzarlas a abrir la boca e introducir a la fuerza comida sólida y líquida y, todo esto, a pesar de los vómitos. Podríamos pensar que estas chicas rechazarán la comida después de algo así, por repugnancia, pero el estómago se estira hasta tal punto que siguen alimentándose con grandes cantidades de comida. Pertenecientes a una cultura en la que la mujer solo es bella por el volumen de su cuerpo, velarán por alimentarse bastante para no perder peso.

Al sur de Marruecos, a partir de Goulimine, subsiste una tradición de alimentación forzosa, heredada desde hace siglos por los pueblos nómadas.

Hay mujeres cebadoras profesionales que fabrican y venden píldoras de hierbas

La alimentación forzosa tiende a desaparecer, pero numerosas familias continúan realizándola. En esta región, una mujer bella debe estar entrada en carnes, con glúteos firmes y cubiertos de grasa. Ella vela por no sentarse sobre sus glúteos para no aplastarlos. Ya sea en privado o en público, se acuestan de lado con el cuerpo estirado. Las mujeres siguen regímenes alimenticios que favorecen el aumento de peso y toman productos a base de plantas, recetas transmitidas de madre a hija.

Algunas mujeres son cebadoras profesionales y fabrican píldoras con hierbas que luego venden. Se venden igualmente píldoras a base de productos químicos en el mercado negro, provenientes de Mauritania. Algunas mujeres que tienen dificultades para engordar toman productos químicos destinados a cebar a los animales. Ponen su salud en peligro para gustarles a los hombres. La obesidad, reconocida por la medicina como un peligro para la salud, es una cualidad que revaloriza a la mujer y la hace atractiva.

1 2Página siguiente

 
 

About the author

Soumaya Naamane Guessous
Socióloga. Vive en Casablanca, donde trabaja en la Universidad Hassan II.
Doctorada en París, Naamane Guessous...

Tags

, ,

Related Posts

Del cuerpo rollizo…
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment