Que me registren… el ADN

 

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

opinion

Casablanca | 2006

 

La reforma del Código de Familia en 2004 suscitó muchas esperanzas. Dos años después resulta que muchos artículos carecen de precisión y dejan un gran margen de interpretación a los jueces.

La esperanza inicial se está desvaneciendo a causa de las dificultades para establecer procedimientos estándar y aplicarlos a nivel nacional. Es el caso de la determinación de la relación paterna mediante el análisis de ADN, cuya finalidad es proteger al niño.

La falta de comunicación sobre la reforma y el hecho de que muy pocas personas conocen el contenido de los textos legales crean confusión y grandes decepciones. Es imperativo que toda persona alfabetizada lea el Código de Familia, disponible en las librerías en árabe, francés y bilingüe, para conocer sus derechos y obligaciones, y para informar a su entorno. ¡Es un deber ciudadano!

Un análisis de ADN solo se impone si el niño nace durante la etapa de noviazgo formal

Desde la reforma, el Centro de Transfusión de Sangre, los laboratorios de investigación médica y los médicos recibieron una gran demanda de análisis de ADN de mujeres que no están familiarizadas con el procedimiento y que piden hacer la prueba para que sus hijos conozcan la identidad de su padre. Una petición a la que no tienen derecho.

La prueba médica de un análisis de ADN solo se impone si el niño nace durante la etapa de noviazgo formal entre una pareja. La debe pedir un juez y se realiza únicamente en los laboratorios de la Policía, dos condiciones que a menudo la hacen inaccesible.

Cualquiera niño nacido fuera del periodo del noviazgo formal o del matrimonio se considera ilegítimo. No se puede solicitar un análisis de ADN en este caso.

Ni siquiera en caso de violación, si la mujer denuncia a su violador, se requiere análisis de ADN

Si no hay un noviazgo formal de por medio y la madre va a una comisaría para denunciar a su novio para que este reconozca al niño, el caso puede ser transferido a la Fiscalía. A la pareja se le procesa entonces por fornicación (fasad en árabe): todas las personas de sexo opuesto que mantengan una relación sexual fuera del matrimonio, se enfrentan a entre un mes y un año de cárcel (Código Penal, art. 490). Salvo que puedan probar que el niño fue concebido después de establecerse un noviazgo formal. En este caso, se juzga al padre. La ley le condena por haber mantenido relaciones sexuales con la madre del niño, pero al salir de prisión, no tiene la obligación de reconocer a su hijo.

Ni siquiera en caso de violación, si la mujer denuncia a su violador, se requiere análisis de ADN. Según el Código Penal, si la violación se demuestra, el violador incurre en una pena de prisión de 5 a 10 años. En el caso de una menor, una discapacitada o una mujer embarazada, la pena es de 10 a 20 años (art. 486). Si la violación resultó en una desfloración, la pena es de 5 a 30 años (art. 488). ¡Pero al salir de prisión, el padre no tiene ningún compromiso para con el niño nacido de la violación! Aberraciones que no consolidan en absoluto la protección de la infancia.

“A menudo un padre se niega a reconocer a su hijo incluso tras confesar que es suyo”

Souad Taoussi, asistente social en la asociación INSAF: “Si una madre acude a nosotros y no tiene una relación formal de noviazgo con alguien, la llevamos ante la sección de Asuntos Familiares de un juzgado para evitar que sea juzgada por fornicación. Intermediamos con su pareja para un reconocimiento matrimonial con el objetivo de reconocer al niño, pero a menudo rechaza el matrimonio, por lo que intentamos presionarle para que reconozca la paternidad. Muchas veces, el padre se niega a ello, incluso tras confesar que el hijo es suyo. Cuando acepta iniciar el procedimiento, a menudo se retira por la complejidad y el coste que supone, y por la lentitud del sistema judicial”.

Si la pareja se niega, el niño vive sin la identidad del padre y llevará toda su vida la etiqueta de “bastardo”. Si el análisis de ADN fuese obligatorio en estos casos, se salvarían muchos niños. También obligaría a los hombres a asumir la responsabilidad de un acto sexual y ayudaría a reducir enormemente el número de niños ilegítimos que viven en la miseria junto a su madre.

Con noviazgo

Pero si hubo compromiso formal de noviazgo, la madre del niño sí puede pedir un análisis de ADN. ¡Una verdadera carrera de obstáculos!

Artículo 156 del Código de Familia: “Si hubo un noviazgo y un consentimiento mutuo, pero por circunstancias de fuerza mayor no se pudo firmar un acta matrimonial y los signos de embarazo empiezan a notarse en la novia, este embarazo se imputa al prometido por tener relaciones sexuales por error, si se cumplen las siguientes condiciones:

a) Ambas familias (o en su caso, el tutor de la novia) conocen la existencia del noviazgo y lo aprueban.
b) La novia quedó embarazada durante el noviazgo
c) Ambos miembros de la pareja reconocen que el embarazo es suyo.

1 2Página siguiente

 
 

About the author

Soumaya Naamane Guessous
Socióloga. Vive en Casablanca, donde trabaja en la Universidad Hassan II.
Doctorada en París, Naamane Guessous...

Tags

, ,

Related Posts

Que me registren… el ADN
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment