Ni siquiera llevaba minifalda

 
Manifestación contra la violencia machista (Estambul, Ago 2014) |  © Ilya U. Topper / M'Sur

Manifestación contra la violencia machista (Estambul, Ago 2014) | © Ilya U. Topper / M’Sur


Estambul | Febrero 2015

No llevaba minifalda. Tampoco había oscurecido. No se fue con un hombre extraño. Özgecan Aslan, estudiante de psicología de 20 años en la ciudad de Mersin, sur de Turquía, no hizo más que lo que hacen decenas de miles de mujeres en Turquía cada día: subirse a un minibús para volver a casa. Los demás pasajeros se fueron bajando. Özgecan se quedó la última. El conductor se desvió de la ruta, paró e intentó violarla. Ella se defendió. La acuchilló y la remató con una barra de hierro. Después intentó deshacerse del cadáver. Sin mucho éxito: tres días más tarde, el 14 de febrero, fue detenido. Confesó.

Özgecan es apenas una más de las 20 mujeres que cada mes pierden la vida en Turquía por un asesinato machista. Pero desde el mismo día que se conoció el caso, su nombre saltó a las portadas de la prensa, a los informativos, a las redes sociales, a las pancartas de decenas de marchas de protesta, hasta los carteles en los campos de fútbol, acabó en boca de los políticos. Desde el sábado, Turquía no habla de otra cosa.

“Cuando hay una agresión, la sociedad siempre busca un pretexto para darle la culpa a la mujer »

“Ha sido la gota que colma el vaso”, opina Ilke Gökdemir, voluntaria de la asociación de mujeres Mor Çati, que mantiene un centro para mujeres amenazadas en Estambul. “Además, esto le podría haber pasado a cualquiera. En otros casos, muchas mujeres pensarían: ‘Ella estaba con aquel hombre, la mató… Pero yo estoy con un hombre distinto, el mío no es así’. Sabemos que todo tipo de violencia le puede pasar a cualquiera, pero la gente suele buscar excusas para pensar que está a salvo. Y aquí no había”.

“No había excusa posible”, cree también la feminista Aysun Eyrek. “Cuando hay una agresión, la sociedad siempre busca un pretexto para darle la culpa a la mujer. A Özgecan la agredieron cuando se iba a casa en un autobús; ni siquiera había anochecido. Ahora sí, si ella hubiera bebido alcohol y hubiera encontrado en un bar al hombre que la intentó violar, la gente no habría reaccionado igual”, lamenta.

“Al ser un acto tan obviamente criminal, y al no encontrarse ningún pretexto en el sistema dominado por hombres, era fácil asignarle al autor del crimen el rol de violador”, abunda la feminista. “Si hubiera sido un caso de violación dentro de la familia, o por parte de un amante, o si ella hubiera llevado minifalda, no habráimos visto esas reacciones”, insiste.

“No montéis tanto escándalo cuando os viole uno de esos pervertidos por la educación laica”

De hecho, al popular y devoto cantante Nihat Dogan no se le ocurrió nada mejor que subrayar esa condición de víctima inocente: Condenó el asesinato de Özgecan en Twitter, pero añadió una petición a “las que visten minifalda y se desnudan en la calle”: “No montéis tanto escándalo cuando os viole uno de esos pervertidos por la educación laica”.

La reacción en las redes sociales fue fulminante y acabó con el cantante expulsado de su club de fútbol y vetado en varios programas de televisión y radio. Pidió disculpas a medias, por si hubiera parecido que defendiera al asesino de Özgecan, y subrayó que ella no llevaba minifalda.

“Este tipo ya ha recibido lo que se merece”, zanja Sezen Özgür, de la asociación de mujeres conservadora Kadem, que también condena el asesinato en su página web, y no considera la opinión del cantante demasiado representativa. Recuerda que “el año pasado, una mujer que llevaba velo fue asesinada en su casa por un técnico que fue a instalarle internet” y que la indignación no fue mayor que en otros casos, por lo que no vincula la condición de la víctima a la reacción social. Subraya, en cambio, la “violencia inhumana” del caso de Özgecan: tras matarla, el asesino le cortó las manos para impedir que se hallasen rastros de ADN suyo, e intentó quemar el cadáver.

1 2 3 4Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Ni siquiera llevaba minifalda
 
 

1 Comment

  1. Dario dit :

    Vaya chicas,que trabajo!!..aquí somos amigos de los ARMENIOS que debieron huir allá a comienzos del siglo…vuestra labor,solo puede ser llevada a cabo por Uds. Publiquen sus ideas para que podamos ayudarles!!..ahora mas que nunca necesitamos humanidad igualdad y fraternidad

 
 

Leave a Comment