El verdadero viaje

Publicado por

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.

Publicado el 18 Abr 2013

Publicidad

 

En la carpeta de Travesía, Gerardo Núñez explica su propósito de contar en este disco una historia, la de sus amigos Ahmed y Khaleb, “que cumplieron su sueño de emigrar a Europa, ese El Dorado que al final resultó pan de oro”. Esta voluntad, tantas veces repetida con afán comercial o filantrópico en canciones, libros y películas, revela en el disco una rotunda verdad desde los primeros compases melancólicos de Ítaca: aquí hay viaje, pensamos al instante. Y seguimos creyéndolo al saltar a No ha podío ser, de un soniquete y una vivacidad arrebatadores. Llega Compás interior, donde Núñez saca a relucir su irrenunciable flamencura, para pasar a una versión del Chicken dog de John Scofield por tangos, llena de desenfado, sencillamente genial. La singladura vuelve a teñirse de nostalgia con A rumbo, y de jondura con Tío Perico, antes de arribar al tema que da título al álbum, y donde las llamadas a la oración no responden al consabido orientalismo vacuo, sino que se antojan oportunísimas y hasta esenciales, como si esas azoras hubieran sido escritas para entenderse con la guitarra por bulerías del jerezano.

Como ya hiciera en el excelente Andando el tiempo, Núñez vuelve a demostrar que es posible aventurarse por los caminos de la fusión, con el jazz como salvoconducto, sin renunciar a una raíz rotundamente flamenca. Vale que esa senda ya la abrió Paco de Lucía hace rato, pero no es menos cierto que la deriva de los últimos años invitaba a pensar en cierto bloqueo creativo y cierta dificultad para conciliar tradición e innovación. El jerezano, que sabe lo que es acompañar a los más rancios cantaores de su tierra, lo hace a la perfección, sin dejarse en el empeño una sola pizca de sabor y nervio. Al final, como no podía ser de otra manera, el único viaje era al interior de sí mismo. “Quise contar una historia –concluye–, y la historia me contó a mí”.

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *