Los presos políticos de Barzani

Publicado por

Karlos Zurutuza

Publicado el 26 Ene 2018

Publicidad

Marcos (dcha) y otro combatiente del YSB en Sinyar | © Esther Peral

Rabanales (Zamora) | Diciembre 2017

Sobre un folio en blanco, Marcos esboza el plano de la prisión kurda donde ha pasado 95 días en cautiverio. Hoy descansa en su actual residencia en Rabanales, un pequeño pueblo de la Maragatería.

“Imagina a más de 100 personas dentro de una celda de 65 metros cuadrados. Teníamos que acostarnos de lado, uno contra el otro, para dormir, o incluso permanecer sentados cuando ni siquiera había sitio para echarse”, dice este gallego de 47 años que prefiere no dar su nombre completo.

También conocido por el nombre en clave de “Dr. Delil”, Marcos fue uno de los tres españoles encarcelados el agosto pasado en la Dirección General de Seguridad de Erbil, un enorme complejo en la capital de Kurdistán iraquí, el territorio autónom0 gobernado por Masud Barzani.

Marcos, antiguo paracaidista del Ejército español, se unió a un grupo armado yezidí contra el Daesh

Hasta entonces, este antiguo paracaidista del Ejército español había ejercido de paramédico en las Unidades de Resistencia de Sinjar (YBS), un grupo armado yezidí establecido para proteger a esta minoría contra el acoso de islamistas radicales, principalmente el Estado Islámico (Daesh).

Cuando el Daesh comenzó a masacrar a la población yezidí en 2014, el PKK , la guerrilla kurda de Turquía, se desplegó en la zona para defender a esta minoría kurda a la que sólo el genocidio puso en el mapa mediático. El pasado marzo, las YBS se vieron envueltas en enfrentamientos con tropas peshmerga, todo en mitad del fragor de la lucha contra el Daesh.

El grupo yezidí a menudo se coordina con las Fuerzas de Defensa Sirias (SDF), una coalición multiétnica respaldada por Washington, a la que Turquía acusa de formar parte del conjunto del PKK. Los estrechos vínculos entre Ankara y el PDK -el partido gobernante en el Kurdistán iraquí- han convertido a los combatientes de las YBS y las SDF en proscritos en el territorio bajo el control de la familia Barzani.

“Seas del Daesh o del PKK, eso no supone ninguna diferencia para nosotros”, dice Marcos que le repetían sus captores en prisión. El brigadista de las YBS afirma que incluso tuvo que compartir su celda de un solo baño con combatientes del Daesh durante la mayor parte de su estancia.

“Me metieron en aislamiento tras una visita de una delegación de la embajada española”

“La televisión estaba siempre encendida, y a un volumen brutal: versos del Corán por la mañana y música turca por la tarde. Creo que su principal objetivo era evitar que durmiéramos”, recuerda Marcos.

Ni a él ni al resto de los detenidos en circunstancias similares se les dijo cuánto tiempo pasarían en prisión. Tampoco hubo juicio alguno. Marcos explica que pasaban la mayor parte del día dentro de la celda, excepto por los 20 minutos diarios que tenían para caminar en círculos en un pequeño patio interior al que se filtraba la luz del sol por un enrejado a unos 15 metros de altura. Las rutina podía cambiar, pero solo a peor.

“Me metieron en aislamiento tras una visita de una delegación de la embajada española. Tras dos días completamente a oscuras, un grupo de cinco hombres entró apuntándome a los ojos con una linterna antes de machacarme a patadas y puñetazos. Me hincharon a palos”.

Además de un castigo individual, aquellos episodios de brutalidad mandaban un mensaje colectivo a los que permanecían en las celdas principales. “Incluso con la televisión a todo volumen, podíamos oír los gritos de dolor de aquellos a los que torturaban en aislamiento”, explica Marcos.

Siempre según su propia versión de los hechos, la Cruz Roja Internacional habría visitado la prisión en más de una ocasión para interesarse por el estado de los detenidos. Era entonces cuando se recurría a tretas para evitar que ningún organismo ajeno a la administración local llegara siquiera a imaginar lo que allí ocurría.

“Era como jugar al gato y al ratón. Dejaban un puñado de prisioneros en las celdas y al resto nos llevaban de un lado a otro para que nunca pudieran vernos”, asegura el brigadista.

Testimonios recurrentes

Marcos salió libre el 26 de noviembre, 60 días después de que un compañero que responde al sobrenombre de “Robin” quedara libre, y 15 días antes de Agir, el último de los tres voluntarios españoles de las YBS.

“Las condiciones eran tan insoportables que algunos trataron de suicidarse, ya sea con cordones que sacaban de alguna colchoneta, o incluso con las tapas metálicas del yogur”, explica por teléfono este onubense de 21 años.

Compartieron celda con  voluntarios internacionales, presos comunes y combatientes del Daesh

Agir estuvo detenido durante 111 días, pero recuerda que un ciudadano francés conocido como “Jambo” ya había pasado más de once meses cuando se fue. El hermano de este último confirma vía telefónica que Jambo fue arrestado hace ya un año, pero no quiere revelar ningún detalle más por temor a posibles represalias por parte de las autoridades kurdas iraquíes.

Agir y Jambo compartieron celda junto con Marcos y más de un centenar entre voluntarios internacionales, presos comunes y combatientes del Daesh, pero raramente con miembros del PKK.

“A esos los tenían en celdas separadas. No teníamos contacto con ellos, pero una vez vimos cómo alguno era entregados a oficiales turcos en uniforme”, recuerda el brigadista andaluz.

Según Agir, los miembros del PKK “no podían ni soñar con la posibilidad de salir por su propio pie”, tras pagar una cantidad entre los 700 y los 10.000 euros. Para poder volar de vuelta a casa vía Bagdad, Agir tuvo que abonar una multa de en torno a los 3000 euros por exceder el tiempo de estancia especificado en su visado de 30 días. Se incluyeron los 111 días que había permanecido preso.

Agir tuvo que pagar 3000 € de multa por exceder su visado… incluyendo los 111 días que estuvo preso

Testimonios como el de Marcos y Agir sobre las condiciones de su encarcelamiento han sido corroborados en una entrevista concedida al británico The Guardian por Robert Daw y Rae Lewis-Ayling, dos ingleses detenidos durante 40 días junto a los españoles. Entre las terribles condiciones vividas en cautiverio, los británicos también denunciaron haber sufrido un simulacro de ejecución.

Este periodista ha contactado con Patrick Kasprik y John Locke, dos estadounidenses de la Unidades de Protección Popular (YPG) -el componente principal de las SDF, que domina gran parte del norte de Siria- que también permanecieron cautivos en la misma prisión, entre el 29 de noviembre y el 22 de diciembre de 2016. Ambos apuntaban a condiciones de hacinamiento y maltrato similares, así como a una “alarmante” falta de atención sanitaria.

“Recuerdo que nos pusimos muy enfermos al final de nuestra reclusión y trataron de administrarnos inyecciones antibacterianas para una infección viral, así que nos negamos. Aquello era tan insoportable que, llegado a ese punto, intentamos salir corriendo y los guardas vinieron tras nosotros. Nos patearon y nos pisotearon la cabeza antes de encerrarnos esposados. Sólo le diré que al salir de aquella cárcel pesaba 44 kilos”, recordaba Kasprik, un floridense de 26 años que sirvió como médico en las YPG. Pero podía ser peor.

“Uno de los alemanes que estaba con nosotros fue puesto en una celda que estaba llena de presos del Daesh. Después de aquel incidente, pasó tres días maniatado y con grilletes en las piernas”, relataba Locke. Según el tejano de 34 años, las torturas eran “algo habitual” en el protocolo de actuación con los presos de esa cárcel:

“Fuimos testigos de cómo los guardias propinaban una brutal paliza a un puñado de adolescentes que no tenían edad ni para afeitarse. Vimos también cómo se llevaban a un indio a una celda de aislamiento”, añade el floridense. Kasprik y Locke quedaron libres tras pagar más de 9.000 dólares cada uno que el consulado norteamericano les prestó, y que ahora les reclama. Dicen estar convencidos de que fueron confinados por combatir en unidades que Erbil, al igual que Ankara, vincula con el PKK.

Versiones oficiales

El Comité Internacional de la Cruz Roja en Iraq confirma que hay inmigrantes en las cárceles iraquíes, “incluyendo mujeres y niños”, pero dice que no es posible aportar cifras exactas. Fuentes de la organización añaden que están en contacto con las autoridades iraquíes y las embajadas pertinentes para observar la situación de un grupo de mujeres y niños extranjeros de unas 20 nacionalidades. Respecto a la presencia de combatientes y los malos tratos presuntamente sufridos por éstos, la Cruz Roja subrayó que nunca revela ese tipo de información.

El PKK asegura que tiene a combatientes detenidos en cárceles kurdas iraquíes

Por su parte, tanto las SDF como el PKK trasladaron a este periodista que cuentan con combatientes detenidos en cárceles kurdas iraquíes. Zagros Hiwa, portavoz del movimiento kurdo en Qandil, denuncia también que oficiales de los servicios secretos turcos habrían interrogado y torturado a varios de ellos durante días. Hiwa destaca casos como el del ‘doctor Aydin’, miembro del PKK presuntamente cautivo en las cárceles del PDK desde hace más de dos años.

El pasado mes de marzo, la ONG internacional Human Rights Watch intercedió para la liberación de seis manifestantes arrestados por las fuerzas de seguridad kurdas de Iraq tras ser acusados de tomar parte en una protesta en favor de las YBS. Según esta organización de derechos humanos, la detención era una prueba más de la violación del derechos básico a la libertad de expresión en el Kurdistán iraquí.

Erbil asegura que los presos están arrestados por violar las regulaciones de visado

En un informe publicado en febrero de este año, Amnistía Internacional denunció que el Gobierno de Erbil hostiga y amenaza continuamente a periodistas, activistas y políticos críticos con el PDK. La ONG también mostró su preocupación por el asesinato de Wedad Hussein Ali, un periodista que trabajó para una publicación considerada afín al PKK. Según fuentes de Amnistía, “el cuerpo mostraba heridas que indicaban que había sido torturado, incluidas laceraciones profundas en la cabeza”. Su familia y compañeros de trabajo habían informado de que las fuerzas de seguridad kurdo-iraquíes lo habían interrogado previamente, y también de que había recibido amenazas de muerte.

Daban Shadala, representante del Gobierno regional del Kurdistán iraquí en España declinó hacer ningún comentario sobre el presunto maltrato a los prisioneros. Respecto a la existencia de miembros del PKK y las SDF en las prisiones de Erbil, el funcionario explica que estos habían sido arrestados porque habían violado las regulaciones de visado del Kurdistán iraquí, habían cruzado la frontera entre Iraq y Siria “ilegalmente”, y también porque habían estado involucrados en “actividades militares” en Siria.

·

 

¿Te ha interesado este reportaje?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación únicaQuiero ser socia



manos

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *