Regreso al eurowestern

Publicado por

José Martínez Ros

Escritor (Cartagena, 1981). Es licenciado en Historia Medieval por la Universidad Complutense de Madrid, ciudad en la que reside. Recibió en 2003 una beca de la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores y allí escribió su primer libro, La enfermedad , premio de poesía Adonáis en 2004. Posteriormente, publica Un amanecer (2006, Premio Blas de Otero), Trenes de Europa (2010) y Reconstrucción (2011), este en colaboración con el artista plástico José Antonio Torregrosa García.

Publicado el 27 May 2019

Publicidad

Los hermanos Sisters
Dirección: Jacques Audiard

Género: Largometraje
Guion: Jacques Audiard, Thomas Bidegain (según una novela de  Patrick Dewitt)
IntérpretesJoaquin Phoenix, John C. Reilly, Jake Gyllenhaal, Riz Ahmed, Rebecca Root,
Produccción: Annapurna Pictures, Why Not Prod., Michael De Luca Prod., Mobra Films
Duración: 121minutos
Estreno: 2019
País: Francia
Idioma: Inglés

Probablemente Jacques Audiard es, junto a Olivier Assayas, el cineasta francés más importante de las tres últimas décadas. En su séptima película, Los Hermanos Sisters, ha decidido rodar en inglés, adaptar una novela de Patrick deWitt e incursionar en el norteamericano de los géneros, en aquel que representa, según Borges, la gran aportación de Estados Unidos a la épica: el western. Aunque, siguiendo la más pura tradición del eurowestern, no ha tenido la necesidad de trasladarse al otro lado del Atlántico: el rodaje transcurrió en España, en Huesca y Almería.

Estamos a mediados del siglo XIX, en plena fiebre del oro. Millares de colonos cruzan en caravanas las grandes praderas, en dirección a California. Nuevos pueblos y ciudades surgen a su paso de la nada. Entretanto, los hermanos Sisters son un par de asesinos profesionales. Trabajan para un magnate, el Comodoro, cuyos tentaculares intereses se extienden por un país en expansión: su misión es librarle de aquellos que se interponen en su camino. Los hermanos forman un equipo afinado y letal; no obstante, desde hace cierto tiempo, uno de ellos, el melancólico Eli (John C. Reilly) piensa en retirarse, en cambiar de oficio. Algo que, desde luego, no pasa por la cabeza de Charlie Sisters (Joaquin Phoenix), alcóholico e incontrolable.

Pero antes de que su asociación se rompa tienen que cumplir con un último encargo: liquidar a Warm (Riz Ahmed), un excéntrico científico con vocación de humanista que puede haber encontrado un nuevo -y como comprobaremos, muy peligroso- sistema para encontrar oro. Así que emprenden un largo viaje, lleno de tragicómicos sinsabores, en busca de su futura víctima…

Todo parece tópico y codificado, pero está salpicado de sorpresas, de inesperados estallidos

Los Hermanos Sisters es, podemos adelantarlo ya, una buena película, y un buen western. Dirigida con maestría, con un excelente reparto (en particular, un magnífico C. Reilly, que llega a opacar a uno de los grandes del reciente cine norteamericano, el habitualmente portentoso Phoenix), está plagada de guiños cinéfilos que van de Centauros del desierto a Sin Perdón, pasando por Leone o Peckinpah. El doble final (uno mucho más amargo y cruel que el otro) ofrece una lectura muy clara sobre el destino de los Estados Unidos y, más allá, de la posibilidad de la utopía.

Audiard le da a su película un agradable tono aventurero: estamos en los desolados o agrestes parajes del ‘Far-West’, donde todo parece tópico y codificado, pero su desarrollo está salpicado de sorpresas, de tremendos, inesperados, estallidos de violencia, y cruzado por un subterráneo, y negrísimo, humor. El resultado es que sus dos horas de duración se nos pasan en un suspiro.

La única pega que se le puede poner a Los Hermanos Sisters son las expectativas previas. Si has seguido la trayectoria de Audiard, siempre esperas algo más que una buena película, sobre todo desde el estreno de una obra maestra absoluta, Un profeta (2009). Después de verla, es imposible olvidar a Malik El Djebena, ese emulo de Scarface francoárabe que interpretaba con una hipnótica intensidad un joven Tahar Rahim, uno de los personajes más sombríos y complejos que hemos visto en una gran pantalla en décadas. Pero antes de esa, y después, también había creado cierto número de thrillers tan implacables como viscerales: Un héroe muy discreto (1996), De latir mi corazón se ha parado (2005), De óxido y hueso (2012) o Dheepan (2015). En comparación, Los Hermanos Sisters se queda en un entretenido divertimento. Y en un homenaje de uno de los mejores directores en activo de Europa a algunos de sus maestros.

.
·

¿Te ha gustado esta reseña?

Puedes colaborar con nuestros autores. Elige tu aportación

Donación únicaQuiero ser socia



manos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *