¿Y por qué no lo hacemos en el suelo?

Ben Clark

Publicado por

M'Sur

@MSur_es

Es la identidad colectiva de los autores de la revista M'Sur. Aparece normalmente en las colaboraciones de artistas, escritores o músicos que, por ser esporádicos, no disponen de usuario propio en la revista.

Publicado el 12 May 2020

Publicidad

Sonrisa fácil

Ben Clark | Facebook del autor

Ibiza, la isla que en los 80 se convirtió en sinónimo de tangas al sol, daiquiris y fiestas hasta la madrugada, fue siempre un foco de inspiración literaria potente. A los que tenemos esa deformación profesional nos evoca a Walter Benjamin, que acarició allí acaso sus últimos momentos de felicidad; a Rafael Alberti, que también recaló, con Maria Teresa León, en su largo éxodo. Y Antonio Colinas también escribió allí algunas de las mejores páginas de la poesía española reciente.

También hay productos autóctonos dignos de mención, algunos vivos y hasta en plena efervescencia: es el caso de Vicente Valero (que además ha dedicado notables esfuerzos a contarnos esa tradición literaria ibicenca) y Ben Clark. Éste último se ha convertido no solo en una de las voces más refrescantes de la lírica española última, sino que además –y esto es aún más sorprendente– acompañado por eso tan extraño como es el éxito de ventas.

Con nombre de guiri, sonrisa fácil (¡cómo se agradece un poeta que huya un poco de las poses solemnes!) y una naturalidad expresiva muy depurada, este autor que tiene todavía mucho verso que dar regresa con nuevo libro de título enigmático, ¿Y por qué no lo hacemos en el suelo?, con portada del gran Liniers. Ahora que estamos en plena desescalada, lo que nos ofrece Clark es una ventana por la que escapar: ¿quién no se animaría a deslizarse por ella?

[Alejandro Luque]

···
Why don’t we do it on the floor?
·
·

¿Y por qué no lo hacemos en el suelo?

En el suelo manchado de gin-tonic,

en el suelo sin bordes y sin límites,

en el suelo de piedra

de nuestra identidad, de esta hora anónima.

·

Nadie nos estará mirando, juntos

podremos ser dos sillas, dos objetos

que se aman sin remedio sobre el suelo:

sobre una superficie dura y pobre

como nosotros solos, suelo fiel,

sobre el suelo que olvida y no nos culpa.

No podremos caer más bajo, no:

a partir de aquí todo será cómodo;

a partir de hoy ya solo hay que ascender.

·

·

He venido a decirte
·
·

He venido a decirte que han pasado

millones y millones de años desde

el origen caótico de todo,

que ya llevamos cientos, quizá miles

de civilizaciones

con sus correspondientes reyes, reinas,

príncipes y princesas y sus guerras.

·

Ha sido todo un lío, pero bueno.

Ya está. Lo hemos logrado.

Tú y yo estamos aquí. Los dos. Unidos.

·

Y la trágica historia de este mundo

ha valido muchísimo la pena.

·
·

*      *     *
·
·

Amar no te hace fuerte,

pero despierta en ti a un aliado

que te defenderá de cualquier cosa.

— — — —

 

Un día decidí que lo primero

era amar. Y no tuve que ordenarlo:

todo lo demás se puso a la cola.

·
·

Los rotos
·
·

Todas las divisiones son mentira

salvo la que divide los cuerpos en dos

grupos incomprensibles entre sí.

Aquellos que se han roto y los que no.

·

Los rotos no pedimos demasiado:

que se nos quiera, sí, que los que no han vivido

la fractura

tengan paciencia

si mascullamos viendo las noticias

o hacemos el amor

con un poco de miedo.

·

Entenderás, entonces, ciertas cosas.

Por qué en casa las tazas no se tiran

y por qué a veces quiero

estar solo después de que suene un portazo.

Los ritos de los rotos, amor mío.

Ademanes que espero que no comprendas nunca.

·
·

Si dentro de unos años
·
·

Si dentro de unos años volvemos a encontrarnos,

te hablaré de lo estúpidos que fuimos hace tiempo,

y si, como es probable,

la vida nos recorre sin que nunca

nos volvamos a ver, quiero escribirlo

en este folio, quiero denunciarlo

ante las fuerzas brutas de la nada,

ante el destartalado juez corrupto

del tiempo que ha corrido sin latir.

·
·

*    *     *
·
·

El amor es la ciencia

de convivir con toda la impaciencia

que genera el amor.

·

— — — —

·

Yo, que he sido extranjero en todas partes,

he encontrado un país en tu ternura.

·

(Y cuando leas esto, recuerda algo importante:

que sea un poco cursi no lo hace menos cierto.)

···············

© Ben Clark  (2020)  |  Cedido por Espasa (Planeta) | 2020

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *