Milicianas

 
Miliciana kurda de las YPJ en el norte de Siria (2013) | © Laura J. Varo

Miliciana kurda de las YPJ en el norte de Siria (2013) | © Laura J. Varo

Beirut |  2014

“Cuando era joven siempre pensé que tener hijos es lo que la sociedad exigía a una mujer”. Lo dice la comandante Rojda, líder del destacamento de milicianas en Serekaniye (Ras al Ain en árabe), una ciudad kurda del norte de Siria. Forman parte de las YPJ, las milicias de autodefensa kurdo-sirias forrmadas por mujeres.

“Yo misma, antes de unirme a las YPJ, siempre había pensado de esa manera, que la mujer debe estar en casa haciendo trabajo doméstico”, continúa. “Pero no quería hacer algo así, quería construir algo nuevo, descubrir algo más, así que cuando apareció este grupo (las brigadas femeninas) supe que tenía que participar”.

Las 10.500 milicianas de las YPJ son las únicas mujeres combatientes organizadas en la guerra siria

A sus 40 años, Rojda rechaza cualquier cosa parecida al instinto maternal. Ella misma reconoce que en un país donde las aspiraciones de una mujer excluida de cualquier élite se limitan a casarse, tener hijos y ocuparse de la casa, decidirse por criar a un ejército de mujeres no está del todo bien considerado.

Rojda, antigua ama de casa (por decir algo) cuyo currículo no alcanza el graduado escolar, se unió a los rebeldes kurdos en los inicios del levantamiento contra Bashar Asad, a finales de 2011. La comandante ha combatido empotrada con hombres durante más de un año hasta que las siglas de las YPJ se hicieron oficiales dos años después y la milicia comenzó a funcionar como facción independiente, con batallones desplegados en todos los puntos calientes de Rojava, el Kurdistán sirio, desde Afrin y Alepo a Qamishli o Al Malikía, uno de los centros de producción y distribución de petróleo en Siria.

Ahora, Rojda manda su propio grupo desde el mismo cuartel donde los oficiales varones definen la estrategia en Serekaniye, uno de los sitios clave en la ofensiva contra el Estado Islámico (ISIL) y el Frente Nusra, el brazo de Al Qaeda en Siria. Sus muyahidín permanecen apostados a solo unos kilómetros en un frente aún fresco que se mueve casi con un soplo de aire. En este lado, más de un centenar de mujeres se reparten en varias guarniciones de entre seis y 20 combatientes.

“Me enrolé porque no puedo ser una espectadora y dejar que algún otro defienda mi casa por mí”

Las milicianas de las YPJ son las únicas combatientes organizadas en la guerra siria. Unas 10.500 mujeres forman parte de la guerrilla kurda, lo que supone en torno a la tercera parte del total de efectivos. El número ha ido creciendo desde su fundación como facción femenina de las YPG (Brigadas de Protección Popular) en marzo del 2013. La mayoría son reclutadas en suburbios de las principales ciudades o en los núcleos rurales de Rojava. Otras se unen por iniciativa propia o familiar, todas voluntariamente.

Para Serheldan, vigilante en un checkpoint en la villa kurda de Yabaa, combatir es una cuestión de orgullo. Con 17 años se sentía invisible como mujer y como kurda. Por eso decidió hacer ruido y anunciar al mundo que está ahí, que existe: fue a armarse con un AK y pegar tiros. Dejó el hogar familiar para irse a un campo de entrenamiento y machacarse, en mitad de la nada, hasta conseguir disparar con firmeza. Su fusil es su alma. Desde que lo empuñó, siente que tiene algo: una tierra, un objetivo y unos derechos. “Lucho para proteger mi hogar, para proteger mi tierra”, esgrime. “No puedo ser una espectadora y dejar que algún otro defienda mi casa por mí; por esa razón me enrolé”. Su identidad se la ha dado la guerra. Ahora tiene 19 años.

El aprendizaje tarda dos semanas, según Rojda. “Antes de nada, las educamos, después, les enseñamos a coger un arma y luchar”, comenta. “Durante 15 días hacemos mucho ejercicio físico y les instruimos en el manejo de todo tipo de armas (desde fusiles de asalto y ametralladoras, hasta lanzagranadas)”, detalla la comandante.

1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Laura J. Varo

@ljvaro

Periodista (Melilla, 1983). Vive en Beirut como periodista freelance.
Es colaboradora de...

Milicianas
 
 

1 comentario

  1. Dario dice:

    Luego los pobres machistas,no entienden que ELLAS siempre son mas fuertes mas inteligentes y que poseen más ¨hombría¨que muchos machos..por eso el ejército NAZI de israel está constituido por mujeres…obvio las dirije una basura como nethanyau por eso son belicosos..chicas las quiero mucho sigan la lucha que aún al otro lado del mar les necesitamos.32

 
 

Deja un comentario