Carta a Macron

 

opinion

 

Querido Emmanuel Macron

En ambas orillas del Mediterráneo y en el mundo árabe… estamos enfadados contigos.

No por tus programas políticos. Porque una gran parte de los que te critican no atacan tus programas ni conocen tu trayectoria ni les importan tus posiciones políticas.

Señor presidente,

Nosotros tenemos un solo problema… y es tu esposa y su edad.

El profeta se casó con Jadiya, que era 15 años mayor que él, pero bueno, era profeta…

Que te hayas casado con una mujer que sea veinticuatro años mayor que tú es algo inaceptable.
¿Desde cuando nos importa tu felicidad conyugal? ¿Y desde cuándo nos importa la felicidad de cualquiera pareja? Lo único que ocurre es que todos tienen la obligación de presentarnos a una esposa que nos guste por su edad y su aspecto.

Vale, es verdad que la diferencia de veinticuatro años es la misma que hay entre Donald Trump y su esposa Melanie. Pero él es un hombre. También hay una diferencia entre François Hollande y Julie Gayet: los separan 19 años, pero eso no nos molesta. El profeta de los musulmanes se casó con Jadiya que era quince años mayor que él, pero eso es una excepción: al fin y al cabo era profeta…

Que te cases con una mujer que es veinticuatro años mayor que tú sea un asunto difícil de aceptar en una sociedad expresa cuál es el único parámetro para aceptar cualquier matrimonio: que la mujer sea más joven y más guapa. Una sociedad en la que no se puede amar a una mujer salvo si es una chica juvenil y tierna. Una sociedad a la que no le molesta que se case a las menores de edad pero que sí se molesta cuando la esposa es mayor que el marido. Incluso nuestros amigos modernos se han interesado más por la edad de tu esposa que por tus programas políticos.

Incluso los modernos se han interesado más por la edad de tu esposa que por tus programas

No entendieron que eso es tu vida privada. Que el que tu mujer sea mayor o menor que tú, que sufra una minusvalía o un problema de salud, son cosas que solo os competen a los dos, y con las que nosotros no tenemos nada que ver. No entendieron lo fundamental: que tú has elegido vivir con una mujer a la que quieres y que te quiere. Que afrontasteis las convenciones para estar juntos.

Que la compañera de la vida de uno sea más guapa o más joven no garantiza la felicidad. Solo el amor, la confianza, la conspiración y la amistad pueden garantizar una vida en común feliz. No entendieron que no tenemos absolutamente ningún derecho en comentar o juzgar una relación humana pasional que junta a dos personas adultas y que han elegido unirse por simple voluntad propia.

Querido Macron… Recuerda solo que convivimos con este tipo de mentalidades. Y solo eso es motivo para que nos perdones.

·

© Sanaa El Aji | Primero publicado en MC-Douliya· 15 Mayo 2017 | Traducción del árabe: Ilya U. Topper

¿Te ha interesado esta columna?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos
 
 

Acerca del autor

Sanaa El Aji

@SanaaElAji

Socióloga (Casablanca, 1977). Empieza a trabajar como periodista en el semanario ...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Carta a Macron
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario