«Uno de los males de Oriente Próximo es que hay mucho dinero»

Pedro Martínez Montávez

 

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Pedro Martínez Montávez | © Cedida

Considerado uno de los padres del arabismo español contemporáneo, Pedro Martínez Montávez se afana desde hace años en recuperar la memoria del origen árabe de Madrid. Ha realizado traducciones pioneras y magníficas de las obras de muchos poetas árabes de primer orden, como Nizar Qabbani, Yubrán, al-Sayyab, al-Bayati, Adonis, Fadwa Tuqán, Mahmud Darwish, Saadi Yusuf, Salah Abd al-Sabur…

En entrevista con ocasión de una charla en la Casa Árabe de Madrid, Martínez Montávez, profundo conocedor del mundo árabe y tremendamente prudente y cuidadoso en sus argumentaciones, analiza el problema palestino-israelí, el conflicto internacional más largo que existe en el mundo, así como el uso político de nuestro pasado andalusí.

En una conferencia en Casa Árabe mencionó los grandes nombres del arabismo español. Uno de ellos, Serafín Fanjul, firma hoy (la entrevista se realizó el pasado 16 de marzo) una Tercera en ABC sobre Al Ándalus.

Del señor Fanjul prefiero no opinar porque estoy en completo desacuerdo. Ha sido discípulo mío. Durante algún tiempo, tuvo una actitud totalmente positiva y de pronto surgió una especie de metamorfosis que tendrá que explicar él.

Según Fanjul, a falta de una burguesía local nacionalista, el PSOE utilizó para Andalucía el pasado andalusí “en búsqueda de un hecho diferencial que justificase y encubriera los pasteleos venideros”.

«Mucha gente todavía no sabe diferenciar entre lo que es un mito y lo que es un símbolo»

Cuando se habla sobre Al Ándalus, uno de los grandes errores que se cometen es que mucha gente todavía no sabe diferenciar entre lo que es un mito y lo que es un símbolo. Precisamente lo he estudiado a fondo y he publicado bastantes trabajos sobre la materia, entre ellos un libro, Al Ándalus, España, en la literatura árabe contemporánea, y creo que habría que distinguir entre lo que es la perduración de un símbolo y lo que es el empleo más o menos equivocado de un mito. Yo, que soy andaluz de nacimiento y que durante mis primeros años viví en Andalucía, no puedo afirmar que a pesar de sentirme profundamente andaluz, al mismo tiempo que me siento profundamente español, haya escisión: concilio mi condición de andaluz con la de español y europeo, pero admito que en otras personas sí puede producirse esa dualidad.

¿Y cuál es esa condición andaluza?

Sin ser un experto en nacionalismos ni un experto en la forja de identidades, compruebo que la noción de identidad es una de las más complejas y de las más heterogéneas que existen desde hace algunos años en algunas partes del mundo, concretamente en España. Manifesté hace muchísimo tiempo que Al Ándalus ha terminado en el tiempo, estoy completamente convencido de ello, pero Al Ándalus no ha terminado en los imaginarios ni en las memorias colectivas. Está presente en los distintos imaginarios árabes y memorias colectivas porque también lo están en el imaginario español y andaluz. Estoy cada vez más convencido de que en Andalucía no existe una identidad única ni permanente, ni en Andalucía ni en ningún sitio. Las identidades, si existen, son fenómenos que se producen de una manera variable y dinámica a lo largo del tiempo, y en los que intervienen múltiples elementos.

Pero hay quien la reivindica ¿no?

«Si Andalucía se distingue por algo es por su carga de pluralidad»

El empleo político o enmascaradamente social que se pueda hacer de eso es otra cosa completamente distinta. Sospecho además que subyace también una postura frente al hecho islámico a lo largo de la Historia. Referirse a los posibles residuos islámicos o musulmanes es donde ya la cosa se hace aún más compleja, porque ya no se plantea la postura ante Al Ándalus, sino ante al islam y eso es una cuestión que en parte tiene que ver con lo andalusí y en parte no tiene que ver absolutamente nada con lo andalusí.

Entonces ¿hay una identidad andaluza?

No creo que exista una identidad andaluza, como me resulta muy difícil que existan identidades concretas que se puedan referir a otras partes de España o Europa. Si Andalucía se distingue por algo es por su carga de pluralidad. En Andalucía no existen las uniformidades, es plural, diversa y se mantienen múltiples elementos andalusíes. Verlo como una radicalidad tan absoluta como lo ve alguna gente me parece un error cargado de peligros.

¿Por qué?

Todo lo que se radicaliza es peligroso. Es fácilmente explotable en el peor sentido de la palabra y se puede prestar a la elaboración de las ideologías y doctrinas más desequilibradas y más peligrosas en el destino común de la humanidad. En eso sí creo firmemente. Lo que me parece más preocupante todavía es este tipo de reduccionismo que se están generando en los últimos tiempos y en el incurren múltiples intelectuales. Me parece contrario al ejercicio del intelecto y la razón, potencialmente peligroso. Como seres humanos debemos buscar ante todo la comprensión, el diálogo y el entendimiento. En eso me reafirmo completamente.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

,

Related Posts

About the author

Javier Calero

@fj_calero

Periodista (Badajoz, 1990). Vive en Madrid.

Es redactor de información internacional y última...

Pedro Martínez Montávez
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment