«En España no hay islamofobia, sino morofobia»

Ignacio Cembrero

 

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

Ignacio Cembrero (2016) |© Moeh Atitar

Ignacio Cembrero (2016) |© Moeh Atitar


Sevilla | Diciembre 2016

Marruecos le puso una querella ante la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo. La denuncia no prosperó, pero las presiones marroquíes le terminaron costando a Ignacio Cembrero su puesto como corresponsal de El País. Ponía fin a una etapa en la que se erigió como uno de los mayores expertos en el Magreb de la prensa española. Desde entonces, 2014, no ha perdido el tiempo y ha seguido investigando el fenómeno del islam en nuestro país. Los frutos de dicha investigación han quedado plasmados, negro sobre blanco, en más de 400 páginas: el libro La España de Alá. Un viaje a través de los musulmanes de España (La Esfera de los Libros, 2016), su segunda obra tras Vecinos alejados. Los secretos de la  crisis entre España y Marruecos (2006).

Cembrero, nacido en Madrid pero criado en Luxemburgo, Bélgica y Francia, estudió en París y trabajó durante 30 años (1979-2014) para el diario El País. Aparte de cubrir el Magreb, fue corresponsal en Bruselas en los años 80, y en los 90 coordinó desde esa capital el programa Meda Democracia de la Comisión Europea.

¿Es España la puerta de entrada a la tercera invasión musulmana, como se dice en la introducción de su libro?

No, para nada. Es una de las provocaciones del libro, que luego me dedico a desmentir. La puerta de entrada ha sido Grecia y, ahora, Italia le está cogiendo el relevo. España figura en un tercer o cuarto puesto. En lo que va de año han entrado en Europa unas 335.000 personas y solo 6.000 han entrado por España.

¿El término invasión es entonces una provocación?

En un país en el que no se venden libros es una forma de llamar la atención para que se venda alguno. Después dedico 400 páginas a desmentir lo que digo de entrada.

¿Se puede hablar de éxito en la integración de la comunidad musulmana?

«No hay integración de los musulmanes en ningún lugar de Europa, sino convivencia pacífica»

No hay integración, eso no existe en ningún lugar de Europa, sino convivencia pacífica. La integración pasa fundamentalmente por el conocimiento y respeto mutuo y pasa también por que ocupen puestos de responsabilidad. Hay una chica marroquí que se está haciendo un nombre en el mundo de la física, pero es más la excepción que confirma la regla. No ha habido nunca un diputado musulmán. En ciudades como Ceuta o Melilla, con la mitad de la población musulmana, tienen uno o dos concejales musulmanes.

¿Se ha convertido el término islamofobia en un escudo frente a los críticas para algunos musulmanes?

Yo creo que al islam se critica mucho. En primer lugar, quiero decir que en España tenemos un nivel de islamofobia muy bajo en comparación con los países europeos. Aquí además muchos jóvenes de origen marroquí que aseguran que en España no hay islamofobia, sino morofobia. En una charla, yo mismo critiqué su falta de movilización contra el terrorismo. Estoy convencido de que lo rechazan, pero creo que lo deberían expresar en voz más alta. Si saben que uno los aprecia, se les puede criticar sin caer, por supuesto, en la islamofobia.

¿Qué es lo que más valoran los musulmanes de vivir en España?

«Hay que reflexionar cómo un Estado laico puede  intervenir en los asuntos religiosos de los musulmanes»

Hemos demostrado hasta ahora ser más tolerantes, respetuosos y acogedores, como se demostró después del 11M. Es un país amable, con buen clima, buena comida, barato… Se sienten mejor tratados, los niveles de islamofobia son bajos, los grandes partidos no tienen un discurso antimusulmán. A los musulmanes no se les ha intentado imponer casi nada, como en Francia con los valores de la República. ¿Es la solución? En Bélgica no se les ha impuesto nada, pero no ha funcionado. Quizás porque aquí estamos con la primera y segunda generación, mientras que en Bélgica están con la segunda y la tercera.

¿Estamos preparados en Europa, un continente cada vez más secularizado, para convivir con millones de personas fieles a una religión conservadora?

Hacer que eso sea compatible es un problema. La tendencia en Europa, al contrario que en Estados Unidos, es a ser cada vez más laica. Eso suscita reservas o rechazo por parte de los musulmanes. Hay que reflexionar y buscar soluciones a cómo un Estado laico puede tratar de intervenir en los asuntos religiosos de los musulmanes, para ayudarles a emanciparse de la tutelas de los regímenes árabes y la influencia de Arabia Saudí. De momento, en España hay que poner a todas las religiones en el mismo plano de igualdad.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Alejandro Ávila

@AleAvilaV

Periodista (Sevilla, 1984). Vive en Sevilla.
Es colaborador de eldiario.es y VPRO (la...

Ignacio Cembrero
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment