El caleidoscopio de Dante

Publicado por

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.

Publicado el 9 Feb 2021

Publicidad

Ricardo García Vilanova
The Libyan Crossroads

Género: Gráfica
Editorial: Blume
Páginas: 170
ISBN: 978-84-1807-523-0
Precio: 35 €
Año: 2020
Idioma original: castellano

·

Allá donde se cruzan los caminos
donde el mar no se puede concebir
donde regresas siempre fugitivo.

O donde solo el mar se puede concebir, nada más, no hay otra vía, no hay otro futuro, donde el mar se ha convertido en la meta tan ubicua que ha dejado de ser mar, se ha convertido en camino, en vida, en cementerio, en muerte. Pongamos que hablo de Libia.

Pongamos que hablo de un libro llamado Libyan Crossroads. No se me asusten: el libro está en castellano (aunque si lo desean hay traducción inglesa también, pero eso es aparte). ¿Que por qué le han puesto título inglés? Quizás porque crossroads signifique mucho más que cruce de caminos: también describe el momento de tomar una decisión vital, un dilema de vida y muerte. Encrucijada.

Libya es encrucijada para cientos de miles de personas a los que no se les ha perdido nada en esta estrecha franja entre mar y desierto. Allí se cruzan sus caminos: desde Somalia, desde Sudán, desde Níger, Chad y Nigeria, desde Siria y Palestina acuden a un país que para muchos quizás solo sea playa, embarcadero, lanzadera para alcanzar las costas europeas. (No para todos: dos millones de inmigrantes vivían en Libia antes de la guerra civil, sin otra intención de buscarse honradamente la vida en este país inmensamente rico por su petróleo). Y allí pierden el camino: acaban en centros de internamiento, en manos de traficantes de esclavos o, con suerte, en una lancha destinada a hundirse a la vista de algún buque europeo caritativo.

Y en medio de esta encrucijada hay un chaval despeinado, con barba de muchos días y ojos casi ocultos bajo las cejas, alguien con pinta de acabar de salir de un secuestro del Daesh, como si dijéramos. Empuña una cámara. Y la cámara se convierte en caleidoscopio con los siete infiernos de Dante y arroja un cuadro de Brueghel.

¿Son fantasmas o aún tienen cuerpo? ¿Donde termina la realidad y empieza el espejismo?

Sí, mírenlo en la enciclopedia: Pieter Brueghel el Viejo, Triunfo de la muerte. Pero añádanle un claroscuro digno del mejor Caravaggio. Y unos ilusiones, reflejos, luces cruzadas, imprecisiones, un trampantojo. Algo que se reconoce sin verlo: ¿están estos chicos flotando en el aire o hay un barco? ¿son fantasmas o aún tienen cuerpo? ¿van vestidos de oro o son mantas térmicas? ¿es un autobús o una cárcel? ¿Donde termina la realidad y empieza el espejismo? ¿Y cuál de las dos cosas es más real? No sé cómo el chaval es capaz de hacer eso con una cámara: crear pintura.

El chaval se llama Ricardo García Vilanova (Barcelona, 1971) y lleva 15 años en las guerras y calamidades de medio mundo, especialmente en las de Libia y Siria. Desde el primer momento, es decir desde 2011, hasta el día de hoy: lo vi volver de la frontera la semana pasada, tomar un autobús, los taxis salen muy caros, compañero. Y si a ustedes no les suena no es por falta de premios recogidos o fotos publicadas en los grandes medios internacionales, sino porque hace lo posible por pasar desapercibido. Tiene cero seguidores en su cuenta de Twitter. Por no figurar, no figura ni su nombre en la portada del libro. En el lomo sí. En letra fina. Hay que fijarse.

Pero si ustedes se fijan, se quedarán sin aliento. No sea crean que aquí solo hay arte visual, aunque la hay y a raudales. También hay mapas, gráficos, textos explicativos, breves entrevistas, perfiles: hay información. Libyan Crossroads es un fotolibro, sí, pero también es periodismo. Del mejor. He dicho arriba que Ricardo García Vilanova hace arte, pinta con la cámara, crea espejismos. Y es cierto. Pero ante todo y sobre todo, Ricardo García Vilanova es de los mejores reporteros visuales que tenemos. Dense el placer de bajar a la librería (si la librería está al otro lado del cierre perimetral, pueden hacer tiempo en el Avance de MSur): hay muchas encrucijadas en la vida, pero la pregunta de si vale la pena comprar este libro no es una de ellas.

·

¿Te ha gustado esta reseña?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación únicaQuiero ser socia



manos

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *